Calle 134 N.° 7B - 83, Edificio El Bosque - Consultorio 908 Bogotá - Colombia

Agenda tu cita

(57) 6269629 - 320 2735223

yudy@yudypinzon.com

lesiones_malignas_en_piel

LESIONES MALIGNAS EN LA PIEL

El cáncer de piel es una enfermedad bastante frecuente en la población mundial y ha venido aumentando a través del tiempo, posiblemente por factores como la falta de protección ante los rayos solares.

La buena noticia es que en la mayoría de los casos es curable y se puede prevenir. Los tipos de cáncer que con mayor frecuencia tienen afectación en piel son:

1.Carcinoma Basocelular

2.Carcinoma escamocelular

3.Melanoma.

CARCINOMA BASOCELULAR

Es el cáncer de piel menos agresivo. Se manifiesta en áreas expuestas al sol (factor predisponente de mayor importancia) y se presenta generalmente después de la cuarta década de la vida. Su crecimiento es lento, muy pocas veces ocasiona metástasis (crecimiento del tumor en otras partes del cuerpo). La exposición a luz ultravioleta de manera crónica (sol, cámaras de bronceo), genera cambios en el ADN de las células de la epidermis (capa más superficial de la piel), los cuales se manifiestan clínicamente como un crecimiento anormal de las células que da lugar a las lesiones típicas.

CLÍNICA

La localización más frecuente de las lesiones es en áreas expuestas de manera crónica al sol; es decir, cara, orejas, cuero cabelludo y cuello.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se confirma mediante la toma de una biopsia de la lesión, en donde se observan las células al microscopio y se establece el tipo histológico de cáncer para definir el manejo.

TRATAMIENTO

Quien define el manejo de este tipo de cáncer es el dermatólogo teniendo en cuenta la presentación clínica e histológica de la lesión. La mayoría de veces el manejo es quirúrgico (cirugía convencional o cirugía micrográfica de Mohs). Otras opciones de tratamiento son la radioterapia, y en algunos casos manejo médico que incluye la electrocoagulación, la crioterapia, el láser y la quimioterapia local.

 

CARCINOMA ESCAMOCELULAR

Es un tipo de cáncer de piel que se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo; es más frecuente que se presente en áreas expuestas al sol como la cara, el tronco y los brazos. El tumor se manifiesta de diferentes formas y dentro de las causas se han relacionado múltiples factores tales como la exposición solar crónica, la radiación ionizante, la infección por el virus del papiloma humano, exposición a hidrocarburos (hollín, alquitrán de hulla), arsénico y tabaco. Es más frecuente que se presente en pacientes muy blancos, de ojos y cabello claros, y en hombres entre los 50  y los 70 años. Aunque el riesgo de metástasis (propagación) es bajo, existe y ocurre con mayor frecuencia que en el carcinoma basocelular.

CLÍNICA

Se han descrito lesiones “pre-malignas”, que si no se tratan a tiempo pueden transformarse en carcinoma escamocelular; tal es el caso de la queratosis actínica, en donde aparecen en lugares expuestos al sol placas rojas, de superficie rugosa y con escamas en su superficie.

DIAGNÓSTICO

Al igual que en carcinoma escamocelular, el diagnóstico se sospecha clínicamente y se confirma mediante la realización de una biopsia, en donde la conformación de las células en la piel observadas al microscopio mediante coloraciones especiales orientan a un diagnóstico preciso, evaluando el compromiso local y el riesgo de encontrar la enfermedad a distancia (metástasis).

TRATAMIENTO

Al igual que en el caso de carcinoma basocelular,  quien define el manejo de este tipo de patología es el dermatólogo de acuerdo al subtipo de cáncer y a las características de la lesión (tamaño, localización, presencia o no de metástasis). El manejo casi siempre es quirúrgico (cirugía convencional o cirugía micrográfica de Mohs). Dentro de las opciones terapéuticas no quirúrgicas encontramos la criocirugía, la radioterapia, y otras modalidades terapéuticas como  la terapia fotodinámica, la inmunoterapia o quimioterapia tópica.

melanomas

MELANOMA

El melanoma es el tipo de cáncer de piel menos frecuente, pero el más serio y grave por su gran capacidad de producir metástasis (propagación del tumor en otras partes del cuerpo). Se genera a partir del crecimiento anormal de los melanocitos (células que dan pigmento a la piel). La causa es desconocida; sin embargo se ha determinado la relación que hay entre la exposición a radiación ultravioleta, (sol, a cámaras de bronceo y a cámaras de fototerapia) y la aparición de este tipo de cáncer.

La historia familiar y/o personal de melanoma constituye un factor de riesgo. Las personas de piel muy clara, que siempre que se exponen al sol se queman y no se broncean tienen mayor posibilidad de desarrollar un melanoma.  Hay algunas lesiones en la piel que se consideran precursoras del melanoma; el lentigo maligno, los nevus o lunares displásicos, los lunares gigantes y los lunares oscuros en mucosas (labios, mucosa oral, ano) y en extremidades.

CLÍNICA

Es de vital importancia diferenciar los nevus o lunares que aparecen en la piel o los ya existentes que cambian en su estructura; ya que al ser lesiones pigmentadas, pueden tratarse de un melanoma en etapas tempranas. Para evaluar este tipo de lesiones se utiliza la regla del ABCDE:

A: Asimetría de la lesión
B: Bordes irregulares
C: Cambios en el Color
D: Cambio en el Diámetro o tamaño de la lesión (mayor a 6mm)
E: Elevación/Evolución

Hay 4 formas de presentación clínica de un melanoma:

1.Melanoma del lentigo maligno: Es una mancha pigmentada de varios tonos, desde el café-pardo hasta el marrón muy oscuro con puntos negros, bordes irregulares. Aparece con mayor frecuencia en cara y cuello. Esta lesión permanece así por mucho tiempo pero luego puede crecer, cambiando su forma a una lesión elevada de color negro con superficie brillante.
2.Melanoma de extensión superficial: Mancha pigmentada de varios tonos, similar al lentigo malignomás pequeño y elevado, de forma irregular y evolución más corta. Se localiza con mayor frecuencia en piernas y espalda.
3.Melanoma nodular: Lesión elevada, con forma de cúpula, superficie lisa, de color negro o varios tonos pardos y cafés, que se ulcera y sangra con facilidad.
4.Melanoma lentiginoso acral:una lesión que se comporta de manera muy agresiva, invade rápidamente las capas más profundas de la piel. Se localiza en las extremidades: dedos, lecho de uñas, plantas y bordes de los pies. Inicia como una mancha oscura que se pigmenta rápidamente, se vuelve nodular y se ulcera.

Es importante tener en cuenta que el melanoma es el tumor de piel que produce más metástasis local y a distancia. La piel, el tejido celular subcutáneo y los ganglios linfáticos son los principales sitios de metástasis local. Mientras que el pulmón, hígado, hueso y sistema nervioso central son los órganos de mayor metástasis a distancia.

DIAGNÓSTICO

El dermatólogo hace el diagnóstico mediante la observación de las lesiones sospechosas con un dermatoscopio. La biopsia permite confirmar el diagnóstico y lo clasifica según su invasión para determinar manejo y sobrevida.

TRATAMIENTO

El dermatólogo determina el manejo. El único tratamiento curativo del melanoma es la resección quirúrgica. Varía en extensión de acuerdo a la localización, el tamaño y las características histológicas de la lesión. Se utilizan la inmunoterapia, la quimioterapia sistémica y las radiaciones ionizantes como terapia coadyuvante.